I'm a survivor

Llega un momento en el que te encuentras asumiendo problemas ajenos, en los que te rodeas de personas tóxicas que te anclan a vivir del pasado. En los que piensas que no serás capaz de irte a tiempo de esos lugares en los que no debes estar.

Te encuentras con que reprimes tus emociones y renuncias a tus sueños. Te encuentras lleno de miedos a no arriesgarte y dejarlo todo en manos del azar, y te aterra el soltar lo que ya no existe. Te aferras en guardar rencor en lo más profundo del alma sin lograr mirar hacia adelante, y el corazón amenaza con dejar de latir.

Pero un día llegó ese momento en el que cortaste el cabo.

Llegó ese instante en el que te comienzan a llamar egoísta por pensar en ti mismo, cuando realmente nadie antes ha pensado en ti. En ese momento en el que decides ser un superviviente, en el que decides coger a la vida por los cuernos que amenazaban con embestirte, y te planteas todas las metas que tiempo atrás dejaste en el tintero.

Aprendes a rodearte de la gente que de verdad te llena, aprendes a sonreír con ganas y no por inercia, te miras al espejo y te reconoces. Te ves a ti mismo, a la persona que deseas y quieres ser. Porque eso no es egoísmo, es amor propio.



Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino