Valor

Es algo impredecible que te cae por encima, que cuando te empapa te lleva todo lo malo, todo el estrés y toda la matraca de los últimos días. Es esa ola que choca contra el casco, en la proa, y que te baña como si saltaras desde lo más alto del espigón.

Es ese choque de frío que refresca algo más que las ideas. Que te hace recordar que hay batallas permanentes que no son cuestión de días, si no de vidas enteras. Batallas en las que luchamos por mantener la dignidad en el día a día en medio de una sociedad que no deja de cambiar.

Vivimos en ese mundo que solo traga con lo políticamente correcto y donde un joder siembra más discordia que el ser sometido a una dictadura cortoplacista de quien nunca ha ganado nada. 

Siempre habrá amenazas y desafíos ahí fuera, y siempre habrá ganas de hacerles frente aquí dentro, en el pecho. Al ladito del corazón.

Hagámoslo posible, y el momento de hacerlo es ahora. Creo en ello. Ahora más que nunca.





Entradas populares de este blog

No enemies

Ratón y mantequilla

Las pilas de Nesperino