Impas


Como la tensión que respiran las notas cuando el arco desgarra el violín. Como el momento en que la gota de agua rompe la superficie y devuelve su reflejo resquebrajando la quietud. Como ese instante en el que el café comienza a salir de la cafetera y el burbujeo revienta el silencio del comedor.

Así, con la virulencia del cambio de las estaciones y el ímpetu que brota desde el pecho, la sangre recorre la sien cuando estás a punto de soltar una de esas sentencias que condenan al ostracismo una acción. Y son cómo funcionan los impulsos y las decisiones que se toman desde el corazón, y sin la razón como compañera de viaje. 

Y también porque a veces nos encerramos en nosotros mismos dándole vueltas a problemas que se solucionan con un simple “que te den por el culo”. Esto no lo dijo Paulo Coehlo, pero seguro que lo pensó.





Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

Mija'el