A golpe de latido


Nunca sabes si las decisiones que tomas terminan siendo las correctas o no. Al fin y al cabo, todos y cada uno de nosotros somos las decisiones que tomamos, con las que dormimos cada noche, y con las que nos levantamos cada mañana.

Son las que nos hacen llorar en el momento que se toman cuando son difíciles, porque las decisiones difíciles son las que realmente acaban curtiendo el carácter. Las que te forjan como persona y las que te enseñan a crecer durante tu propio camino.

De vez en cuando, en ese camino, te encuentras esas bifurcaciones en las que tienes que elegir cuál es el sendero que debes tomar. La decisión es tuya, y aunque desde pequeños nos enseñan a no fallar, a ser los mejores y los que más saben, hace tiempo que has renunciado a querer ser el mejor para contentarte en simplemente ser feliz. 

En sonreír cada día porque nunca sabes cuándo será la última vez que lo hagas.

Supongo que es como cuando pides una canción para escribir una entrada, y acabas encontrando una que en su título tiene algo que ver con el mar. Porque para variar, las migas de pan que deja el destino por el camino se las comieron los pájaros, y las piedras siempre fueron demasiado pesadas para meterlas en los bolsillos.

Así que confía en los latidos del corazón, que malo será.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

Mija'el