Lanzas al frente

Es como enfrentarte al humo; que lo ves, lo atrapas, y se desvanece entre tus manos. Como el enfrentarse a ese muro que nunca termina de derribarse, como el malo que al final sale ganando.

Hace tiempo leí un artículo que decía que Disney no nos prepara para el mundo real porque la realizad es más parecida a The Walking Dead. En cierto modo, no le faltaba razón.

Pero me niego a dejar de creer que a los malos siempre les llega su hora. Me niego a creer que aquellos que deciden plantar cara a las injusticias, a las mentiras y a la crueldad no sean capaces de ganar la guerra. 

Porque de eso se trata. De ir a la guerra a partirse el pecho si con ello logras algo más que demostrar que la verdad, tarde o temprano, termina saliendo a la luz. Que las lanzas que tanto tiempo ha costado labrar por fin serán empleadas y que el sol le vencerá, como siempre hace, a la niebla.

Que como dijo Edmund Burke: para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada. Y esto no se acaba, hasta que se tira la última lanza.


Fuego el tres.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado