Los Pilares de Todo

Rabia, sangre, y fuego. Que el vello se ponga de punta cada vez que te apoyas es uno de esos puntales, en cada uno de esos contrafuertes que te llevaron hasta aquí, de los que se erigieron como los pilares de todo; de todo cuanto pide tu alma y fe, de todo cuanto anhela tu propio ser.

Seguir el camino de las baldosas amarillas siempre fue fácil, pero lo más divertido fue cuando la casa voló por los aires, cuando en el interior de un torbellino encuentras el norte y te diriges hacia él, hacia las profundidades del abismo abierto por la diosa Calypso para librar tu batalla final.

Allí, en lo más profundo del océano, donde se erigen los pilares que levantaste durante años para este momento: De saber si el haber perdido la vergüenza, ganado confianza en uno mismo, de entender la filosofía del esfuerzo y amar a los sacrificios personales sobre todas las cosas, aunque duelan, han servido de algo. 

Tiemblan las piernas cuando observas el piélago, cuando ves desde arriba que la única forma de seguir hacia adelante es seguir subiendo; creando escalones con las nubes a pasos ciegos, de la mano de una persona que está dispuesta a poner un paso en el vacío existente a tu lado.

Por los que no están y por los que están contigo: agárrate el corazón, átate los tenis, y sigue subiendo. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado