Agenda

La necesidad de tener todo bajo control es una de esas cosas que te enseñan en la escuela, a pensar como una máquina para tener todo ajustado, calibrado, y que funcione a la perfección, que los grises no desentonen con los blancos y que los soldaditos de plomo se muevan al unísono.

Decían en una de esas fotos del horóscopo negro que los piscis teníamos la necesidad de tener orden dentro del mundo de los sueños, dentro del desorden más absoluto pero pintado de colorines, del azul del cielo reflejado en los mares y de los rojos, naranjas y amarillos que subyacen en las lenguas del fuego fruto del Caos. 

El orden más caótico. Seguir un procedimiento de ordenada entropía y cálculos entálpicos, y es que a veces el tener todo bajo control no es otra cosa que dejarse llevar por la vida en dosis controladas.

El sentir la el vello poniéndose de punta con una canción mientras diseñas tus próximos pasos, mientras ordenas tu agenda con el objetivo de seguir detrás de tus sueños.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado