La Sinfonía del Silencio

El silencio no siempre es sinónimo de no saber una respuesta.

Estar en silencio con la persona que quieres hace que digas cosas con el alma, al igual que estar en silencio con uno mismo, sin esa vocecita de conciencia que te esté atormentando, es síntoma de sentirte en paz y de haber hecho aquello que creías correcto. Es importante esta última frase, pues aun habiendo quien cree que ha hecho lo correcto para consigo mismo, no lo ha hecho para con los demás.

Hubo una frase, tan solo una frase, que recuerdo de una larga instrucción y que siempre quedará para los que la vivieron: Lo mejor para su pueblo, es cumplir la ley. Nunca una verdad tan pesada como una losa de gratino se recogió en tan pocas palabras.

No quiero extenderme mucho más esta madrugada del 11 de agosto del 2016, pues son los actos de valor y coraje los que han de ser las palabras de los hombres sabios. No obstante sí quiero recordar una frase de la Biblia…

Proverbios 17:28- Aún el necio cuando calla es temido por el sabio cuando este cierra los labios por prudente.

Larga planificación. Largas medidas. Dulce largo plazo. Como una larga composición musical que ni si quiera ha iniciado su obertura, y que prosigue su silencio inicial. Comienza el concierto de la Sonata Finale. 

Si vis pacem para bellum, y esto no ha hecho otra cosa que comenzar.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado