Stones and sticks

Imagina que el aire arde, que no puedes respirar por culpa de ese calor tan asfixiante que te destroza por dentro y que tu cuerpo, borracho de sudor y agonía con cada bocanada de oxígeno, te pide por un segundo que recapacites, que pienses en ti, y que por favor frenes.

Decía un texto que leí no hace mucho que una piedra la usaron como arma, como asiento, como parte de una casa, como ese balón de fútbol de niños pequeños, que fue con lo que David mató a Goliat, o que incluso Miguel Ángel le dio vida. Que en todos los casos la piedra era la misma, pero que el hombre fue quien tomó la decisión de cambiar su destino. 

Siempre he dicho que si la vida te da palos te hagas una cabaña, y si te tira piedras montas un castillo. Jamás te acuestes un día sin soñar un poco más, nunca olvides que la propia vida es quien nos hace protagonistas de nuestra pequeña historia.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado