Time Break

Cuando surjan esas dudas que te asalten el pecho recuerda que en las raíces del árbol se encuentra la calma perpetua que vaga siempre en busca de la libertad.

He tomado decisiones complicadas, unas jodidas, y otras que ni te cuento. Pero ante todas y cada una tuve la certeza de que si me caía habría alguien que me levantaría del suelo. Aunque fuera con un arnés y cables de acero. 

Siempre me dijeron que tuviera buena cuenta de la gente con la que me juntaba, y no puedo negar que siempre he intentado seguir este consejo.

Un concierto con el cielo de cubierta, unas cervezas de acompañamiento, y los amigos que nunca han fallado. Esa es la vida que quiero junto con esa persona a la que quiero tanto y que el destino decidió que tenía que seguir.

Creo que en algún momento de mi vida he llegado a petar a la puerta de los cielos.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado