Viaje antes que Destino

Hay quien dice que nuestro destino, que toda nuestra vida, nuestras acciones y nuestro camino, están hermanados con la tierra que pisamos. Que forma una parte tan pura e interna que es tan parte de nosotros como nosotros de ella.

Hay leyendas que cuentan que nuestro destino es una tela en la que se cruzan miles de hilos. Una máquina movida por la fuerza de Dios que entrelaza lazos y que los corta a placer, que ese destino es lo que todos deseamos y anhelamos, o tal vez contra lo que luchamos cada día desde que nos iluminan los primeros rayos del sol. 

Hay personas que nunca encuentran su destino, y otras que se sienten irremediablemente atraídas por él. Hay quien dice que el destino está fuera de control, que es algo que no nos pertenece, pero en mi interior sé que no es así. Nuestro destino está dentro de nosotros, solo tenemos que ser valientes para poder verlo.






Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado