Libertas

Es esa corriente que circula por los nervios, que recorre todos y cada uno de los rincones de tu cuerpo mientras no te da tiempo ni a reaccionar. No respiras, pierdes la conciencia, tan solo notas la presión de tu corazón que bombea la sangre con un fogonazo increíble por todo tu cuerpo.

No hay temor ni hay nada malo, no hay pasado, no hay destino, no hay ningún pensamiento ni regla. Simplemente hazlo en voz alta sin sentir ningún contacto. Deja que se deslice perdiéndose en el tiempo, sigue andando, haz ruido, mucho ruido, a nadie le importa el ruido. 

No hay dudas, ni dolor, ni nombres, tan solo tienes que hacer que sea divertido. No hay odio, ni gracia, ni platos rotos ni puentes cayendo, ni perdidos ni hallados. ¿Lo escuchas? Está nevando, y mientras lo hace, tienes la suerte de correr libre bajo el frío y refrescante aroma de la libertad. “Libertad sin vuelta atrás.”

Después de años, después de más de 22 años, por fin eres libre.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado