Mente Fría



Recuerdo la frase que me dijo mi padre: “Con cabeza alta y para adelante”. No es fácil hacerlo, sobre todo con la dimensión que va a coger esto en cuanto empiece el verdadero follón, pero supongo que si tuve la cara para meterme, tengo que tenerla para hacerle frente a las amenazas, calumnias, injurias, y toda clase de pedradas que van a tirarme.

Conozco perfectamente las consecuencias de no callarme la boca.

Arranca el último tramo del 2013. Arranca la que quizás, junto con la semana anterior, sea la semana que decida mi futuro como futuro ingeniero, como político, y lo más importante, como persona. 

Ahora supongo que es demasiado tarde para dar marcha atrás, pero en mi interior, algo me dice que hago bien tirando hacia adelante. Algo me dice que tengo que seguir por aquí cueste lo que me cueste. Saquen lo que saquen, inventen lo que inventen. Pido perdón de antemano, por el regalo de navidad que recibirán aquellos que se ríen del pueblo.

Hay momentos en los que piensas que la vida te da la oportunidad de hacer justicia por tu cuenta. No hablo de de tomarse la justicia por la mano y de acabar a hostias. No, hablo del hecho de que la vida te deja migas de pan que únicamente tienes que seguir, que tienes que descifrar, y que te permitirán hacer justicia con aquellos que tenían pensado irse de rositas.

Mente fría, por que de ahora en adelante, la vas a necesitar.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado