Tirar

Te revienta la cabeza y te ahogas con aire, se te caen los párpados, deseas mandar todo a la mierda, pero cuando te das cuenta es el fin de un día, y te dispones a descansar para comenzar la jornada siguiente.

Te levantas como cada día cogiendo aire. Llenando los pulmones del frío oxigeno del cuarto, pero te ahogas con nada paso, con nada milímetro que desplaza tu cuerpo, con cada segundo que permaneces en pie luchando por lo que crees, por lo que amas, por encima de viejos dogmas o del “qué dirán”. Sin miedo a las consecuencias, desnudo, solo con la verdad. 

Pasan los días, te sigues ahogando, duermes, te levantas, y esa presión no desaparece del pecho, la cabeza está más abombada que nunca, pero sigues adelante, no importa absolutamente nada, solo tirar, tirar, y tirar todo lo que puedas.


Tirar hasta rozar tus labios, y abandonar este cuerpo de mortal de nuevo.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas