Saltas


            Resoplas, cae la noche sobre el ocaso mientras que las luces del alba se esconden tras las farolas. Silencio en las calles, silencio y agua cayendo por las nubes mientras solo se escucha el eco de las pisadas del mañana.

            Me besas. Se escucha el eco del presente inmediato y del sentimiento infinito. La cabeza me dice que huya mientras que mis pies se niegan a ponerse en movimiento, me niego a huir, ya estoy cansado de correr buscando lo que tengo delante de mis ojos, delante de mí mismo. 

            Suenan las luces y veo el ruido de la noche. Me llama el sueño pero no estoy cansado, me llama el sueño y el caminar por tierras extrañas… ¿Me arriesgo o no? Creo que voy a saltar… Por lo menos, así no me quedará el que hubiera pasado si no lo hubiera intentado.

            Coges aire, te inclinas hacia delante, y…



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas