El porqué de no ser Feliz

Hay gente que ya no tiene ni lágrimas ni fuerzas, que carece de cualquier atisbo de ansia de victoria y de lucha descontrolada, logrando que la propia enajenación sea su arma más letal. Hay gente que se da por vencido, que dice que ya no quiere seguir luchando y que está harta de los fracasos obtenidos, que es mejor dejarse llevar por la vida. Retirarse del campo de batalla y decir “Una retirada a tiempo es un victoria”; Sí, puede que sea una puta victoria, pero seguirás siendo un perdedor el resto de tu vida, pues si haces algo, llévalo hasta el final, hasta sus últimas consecuencias y sin mirar atrás. ¿Has parado a mirarte las manos? Hazlo, míralas aunque solo sea un rato y pregúntales “¿Por qué estoy así? ¿Por qué no puedo ser feliz?”. Digo que le preguntes a las manos porque estas son las que más han sufrido contigo. Estas han calmado tu dolor en las caídas al suelo, y han secado tus propias lagrimas. Ellas conocen perfectamente cómo eres en el fondo. Te apuesto lo que quieras que todas la manos dirán lo mismo. La felicidad no consiste en desear cosas, sino en ser libre para poder hacer esas cosas. La felicidad no consiste en apoyarte en los demás, sino en ser lo suficientemente inteligente como para saber en quien debes apoyarte.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado