Shiny Pokémon


Para aquellos que somos frikis consumados, los shiny son esa rara avis que todo maestro Pokémon quiere tener en su equipo. Pero para aquellos que no estén versados en el mundillo de las frikadas, aclaremos que un shiny es una clase de Pokémon que tiene un color diferente a los demás. Por ejemplo, el mítico Gyarados rojo del nivel 30 que te encontrabas en el Lago de la Furia cuando todos son de color azul.

Ese cambio de color se debe a que tiene unos atributos que están por encima de los de su especie; o más ataque, defensa, especial… Y eso es lo que los hace raros y llamativos. Lo que hace que todo maestro que se precie los quiera atrapar. Son raros, difíciles de conseguir y especiales. Los que fueron separados del resto por ser diferentes, y que con los años se hicieron más fuertes.

Los shiny son como el vuelo de Moltres que vió Ash cuando empezó su camino, como el rastro de diamantes de agua que dejaba detrás de si Suicune, como el todopoderoso Aerochorro de Lugia.

Como dicen las buenas de mis amigas: Hay ofertas que son como los códigos del banco; a los 2 minutos, expiran. Un shiny es lo extraño que no rinde cuentas a nadie, es la clase de Pokémon que escoge a su maestro por sus actos, por su personalidad y por su forma de ser porque sabe, que a la larga, las palabras se las lleva el viento.

Son los actos los que perduran, las promesas que se cumplen, la palabra que se da. Por eso, este tipo de Pokémon tiene muy claro la clase de maestro con el que quieren combatir a lo largo de su vida, principalmente, porque ya vienen de vuelta de todo. Y sólo ellos saben, cuales son el siguiente los dos siguientes pasos a dar.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all