Cactus y nenúfares

He aprendido que soy más importante que nadie, y que sólo cuando estoy bien, puedo ayudar a los demás. No es egoísmo y orgullo, es paz interior.

He aprendido a valorarme. Por primera vez en tanto tiempo que creo, sinceramente, que es la primera vez en mi vida que lo hago. Tanto, que miro hacia atrás y aún no soy consciente de lo que he logrado para los años que tengo.

He aprendido a ser paciente, y que si quieres algo que valga la pena lo tienes que pelear día a día y grano a grano. Que no hay medias tintas y que, además, he vuelto a disfrutar de la lluvia y de los días nubosos en medio del mar.

He aprendido a florecer donde no había agua; he aprendido y sigo aprendiendo a aprender. He aprendido a disfrutar de lo que tengo en este momento, del hoy, y no de lo que tendré mañana.

Como los nenúfares que salen a la superficie para bañarse con los rayos del sol, como los cactus que florecen en el corazón del desierto. He dado con la tecla correcta del significado de sentirse vivo.



Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino