Celofán


El celofán es un polímero derivado de la celulosa, transparente, fino, flexible y resistente a los esfuerzos de tracción. Al fin y al cabo, es lo que cuenta; la resistencia a los esfuerzos, la resistencia a ser rallado, la dureza del diamante. La coraza de Mithril. El maldito adamantium.

La ingeniería de materiales nos enseña a evolucionar, a mejorar los materiales para que pesen menos y en lugar de llevar armaduras de veinte toneladas, llevemos un buzo de Kevlar de cien gramos por el que no pase ni una aguja.

Y es que cuando creces vas reforzando la armadura allí donde tienes cicatrices, porque la hostia, lo que es llevártela, te la llevas. Vas añadiendo protecciones y barreras, tantas que cuando te das cuenta, eres un armadillo en potencia vestido de gala. El armadillo que ha crecido hasta el punto en el que los dramas que antes duraban meses, ahora se curan con 10 horas de sueño reparador.

Que asumimos las decepciones con mayor facilidad porque venimos de vuelta de todo, pero que seguimos manteniendo la esperanza en que algún día encontremos la palabra exacta, el momento oportuno y el lugar correcto.

Caminante no hay camino, se hace camino al caminar. Toca seguir, y seguimos, sin dejar de otear el horizonte. Eso nunca. 


Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all