Nothing or all


Nunca es fácil tomar una decisión correcta, sobre todo las que además de afectarte directamente, afectan a quienes te rodean.

No se trata de escoger entre el color de pintar una pared o a donde te vas de vacaciones, se trata de escoger entre un modo de vida y de entenderla, o cambiarlo por otros. Que no es ni mejor ni peor, simplemente es diferente.

Se trata de estas batallas que solo puedes librar a solas y que, como consecuencia, solo tienen un soldado, un comandante y un capitán.

Ser dueños de nuestra libertad es el compromiso que adquieres de no fallarte, de que hay cicatrices bajo la piel después de centenares de batallas que te han enseñado lo que quieres, cómo lo quieres y lo que estás dispuesto a asumir por ello.

No se trata de tener un poquito porque no puedes tenerlo todo.  Como decía O-Town en su “All or Nothing”: Porque lo quiero todo, o nada en absoluto.


Entradas populares de este blog

No enemies

Ratón y mantequilla

Las pilas de Nesperino