Todo es magia


Porque lo que no ha podido con nosotros hasta ahora, no lo hará cuando ha aguantado las mayores embestidas nuestro baluarte, cuando han vuelto las aguas a su cauce. Cuando han cesado los temblores.

Porque si algo hemos aprendido de la pandemia ha sido a luchar contra nuestros propios demonios por todo aquello que importa, por nuestros hijos, padres y hermanos, por nuestros abuelos. Por la sonrisa que nunca nos puede faltar.

Porque nunca puedes darte por vencido ni bajar los brazos cuando el agua está a al cuello, porque no puedes dejarte abandonar cuando existe la fuerza de un león dormido en tun interior.

Todo es magia; la capacidad de levantarnos después de caer, un abrazo de un buen amigo, el saber que tarde o temprano, volveremos a reír y a brindar por todo aquello que nos queda juntos y que vale la pena.

Porque no existe la derrota. Y si algún día no hay fuerzas para levantarte, siempre quedarán amigos que hagan hasta lo imposible por verte sonreír. Sobre todo, los amigos que siempre han estado, están y estarán ahí.

Todo es magia, hasta un simple mensaje que te haga sonreír.



Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino