Fiore


Como el despertar de una pesadilla. Como el volver a navegar en el pasado después de años sin hacerlo. Como el abrir el libro dorado del Daybreak mostrando su verdadera historia para quien supo leerla. Como ese instante en el que las letras flotaron en la habitación para reescribir una historia que finalizaba con un “Continuará”.

Recordé esa sensación que existe en las yemas de los dedos cuando se acaricia una tecla y la piel, recordé esas historias de príncipes y de caballeros que solo quieren un final feliz, y por supuesto recordé esa esquina en la que se escribió el final de una historia de magia, mármol y fuego. 

Pensé, soñé y sentí que hacia lo correcto. Que estaba haciendo lo que quería hacer porque era lo que me pedía el corazón, y hoy puedo decir que por fin he vuelto a sentir lo mismo. Que he recordado quien soy.

Que he vuelto a imaginar los faroles colgados de los árboles en una noche de verano, mientras las estrellas alumbran el firmamento. Que he encontrado un punto de partida y regreso. Que he vuelto a ser yo.



Entradas populares de este blog

La catarsis de la mariposa

Sangre y salitre

Lo que es