Haz historia


Aférrate a los retos como si se trataran de clavos ardiendo, motívate hasta el punto de no poder dormir pensando en los planes y proyectas que tienes por delante. Sueña. Sueña mucho, a lo grande y sueña bien, porque todo el mundo antes de ser alguien en la vida, soñó serlo.

Quiérete mucho, maricón. Sí, es el título de un libro de Gabriel J. Martín, pero también es una verdad como un templo. Quiérete a ti antes que a nadie. Quiere a tus sueños y esperanzas por encima de todo, y no pierdas de vista nunca la estrella Polar.

Déjate guiar por los sentimientos y por los impulsos, por los tuyos, por los de nadie más. Acepta consejos, pero nunca aceptes lecciones por parte de quien nunca se ha ganado nada a pulso, y jamás renuncies a tu naturaleza. 

Sigue hacia adelante. Que cuando el cansancio llame a la puerta a las 2 de la mañana, dile que se tome un café y que estere un par de horas más. No desfallezcas, no te rindas, porque si los sueños se crearon para ilusionarnos, el esfuerzo es la materia que los transforma realidad.

Que el sacrificio y la pasión son los motores de las grandes personas que brillan en este mundo. Y no lo hacen por brillar más que nadie, sino para que con su luz, se pueda iluminar a los demás.

Sueña, brilla, crece, y haz historia. Tu propia historia.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado