Mija'el


La vida te curte.

En ella aprendes muchas cosas, y las hostias especialmente duras, son las que más enseñan, las que endurecen el carácter, y las que te ayudan a seguir adelante. A veces las hostias vienen de donde menos te lo esperas, y quizás estas sean las que más duelen, pero no hay hostia que duela más, que la que se da uno mismo por no defender en lo que cree.

No, el idealismo no ha muerto siempre y cuando haya quien esté dispuesto a defenderlo; A seguir los dictámenes de su propio corazón. A no fallarse a sí mismo. A no dejar en la cuneta aquello que el espíritu de tantos kilómetros y horas robadas a los tuyos forjó. 

Los valores que te dieron tus padres, tu familia, lo que la vida te ha enseñado, está por encima de cualquier aborto de intento de abrazar una cota de poder a base de chantajes, juegos de sillas o imposición.

Cabeza muy alta, y haz honor al nombre de esta página que lleva acompañándote durante casi una década, cumpliendo el dictamen de tu corazón. Es la hora de abrir una nueva etapa. El momento es ahora. El cambio es ahora.

Y jamás he sido de los que deja pasar una oportunidad.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado