La promesa


Llega un momento en el que desconoces todo lo que está por venir. Que desconoces los pasos a seguir y que la incertidumbre se transforma en tu moneda de cambio. Que el camino se hace difuso y lo único que tienes por certeza, es que solo te queda caminar hacia adelante.

Llegan esos instantes en los que la bruma comienza a levantarse, esos momentos en los que el sol comienza su batalla sin cuartel contra la niebla, y entonces escuchas el ligero eco que nace del pecho con la única misión de indicarte que continúas con vida.

Desconoces lo que hay al otro lado.

Desconoces por completo si saldrá bien o saldrá mal, si es lo correcto o lo incorrecto el tirarte al vacío si con ello sigues caminando hacia adelante. No sabes si será como el paso de la fe en “Indiana Jones y la Última Cruzada”. Lo único que tienes claro es que seguir caminando es la única opción.

Que siempre recuerdes el punto de partida. Que nunca te veas obligado a dar un paso atrás.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado