Re-Start

A veces es necesario dejar de escribir un tiempo. Sentarse y sentir. Solo eso. No hacer otra cosa.

Hace años, poco más de tres, escribí una entrada que ahora me arrepiento de no haber publicado. De hecho, ni si quiera sé si conservo el Word en algún lado.

Era una entrada acerca de lo necesario que era el estar solo, el encontrarse primero a uno mismo y el conocerse en profundidad. No, no hablo de lo mítico de decir: conozco mis defectos. Si no de ver sin emplear el sentido de la vista.

De saber qué es lo que más deseas desde lo más profundo de tu ser, de comenzar a enlazar las estrellas del firmamento para trazar tu camino.

Quizás sea el momento de seguir ese sexto sentido. De abrazar el océano, y de volver a cumplir sueños. De jugar con los impulsos, de correr libre con el viento.

Cojo aire antes de cerrar los ojos y echarme a dormir, rezando por acertar en el camino que he decido tomar. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado