Agujas de reloj

Cada uno escoge las batallas que desea librar, las guerras en las que combate y los sueños por los que lucha.

Cada ser, cada persona que existe sobre la faz de la tierra tiene la potestad de hacer con sus actos un camino que marque a fuego su historia; que simbolice la pureza de sus gestos e ideales enmarcados bajo un estandarte común.

No serán pocas las palizas ni las hostias que recibas; no serán pocas las puertas que se cierren y las ventanas que se tapien, para verte obligado a abrir un socavón en el suelo buscando la salida; no serán pocas las estafas del azar ni las injurias de tu fatalidad, ni de las trampas que ponga la más acérrima oscuridad para bloquearte en medio de un eterno bosque de espinos. 

Pero resiste. Sólo los verdaderos y anónimos héroes lo hacen.

Y es precisamente en este mismo instante cuando todo se encuentra al borde del colapso absoluto, cuando ves el abismo que se cierne bajo los pies, que siento la eterna necesidad de pasar las noches en vela centrado en mi objetivo.

Hacía tiempo que no me latía tan fuerte el pecho, y lo único que tengo en mente es el salir a ganar. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas