En mis venas

En la noche recordé todos los adiós que tuve que dar, de toda la gente de la que me despedí prematuramente y que me dejaron marcado a fuego su carácter, su aliento, y su inspiración.

En la noche recordé la sangre que recorre mis venas. Recordé esos detalles de la infancia acompañados de los sueños que flotan en el eterno atardecer, y de lo tanto que echo de menos un simple gesto, un guiño. 

Las sonrisas gravadas a quemarropa como los disparos de una Beretta-53, venenos dulces que te consumen haciéndote sentir mejor, susurros de viento que te inyectan ánimos cuando la oscuridad gana terreno.

Una partida de cartas, una caricia, y esa forma de mirar.

En la noche recordé todo lo que me quitó la vida, todo lo que me quitó demasiado pronto, y cuanto me gustaría que esas personas estuvieran aquí conmigo ahora. En la noche que recordé todas las sonrisas disparadas a quemarropa, a punto de cruzar la meta del eterno sueño.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado