Horizontes de Gloria

Había una frase de esas que encuentras en alguna letra perdida de canciones que escuchaste alguna vez. Una de esas frases que marcan a fuego, en el corazón traspasando la piel, fijando el reflejo y esperanzas de quienes ya no caminan contigo pero vuelan sobre ti.

Preparando el viaje en el que me embarcaré este fin de semana rumbo a lo desconocido, tan solo con amigos que cabalguen a tu lado, encontré en un CD perdido por los años una de esas canciones que lo dicen todo si paras a escucharla y a entenderla.

Nunca se debe tener miedo a un nuevo capítulo en tu vida, y si hay algo que de verdad puede mejorarte como persona, es el salir de tu zona de confort. 

Enfrentarte a lo desconocido con las únicas armas que tú has sido capaz de labrarte, honrando las tradiciones que años de esfuerzo de tus ancestros, y sobre todas las cosas, la mirada hacia el horizonte con el cumplir de tus sueños como meta.

Y que mientras se ponga el sol corras hacia él, para que siempre haya un mañana fijo en tu mirada.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas