Verdaderos Latidos

Todos podemos escoger la opción de escapar y rendirnos, de rechazar la oportunidad de pensar un segundo en seguir caminando.

No existe un mapa que te diga hacia donde caminar o como vivir, y es por eso mismo que somos libres para correr pegados al viento y escalar los cielos, y cuando descubras ese sentimiento desconocido que duerme en el pecho, la lluvia se detendrá. 

Atrapa los sueños que imaginaste, protege a los que más quieres, y podrás ser más fuerte. Destruye a ese alter ego débil, destruye los muros que se alzan delante de ti, y deja que tus armas sean los latidos del corazón.

Porque cuando despierta el poder desconocido encerrado en el pecho, cualquier deseo verdadero será real.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado