Mis Iluminados

Viendo un video de una amiga de “Jurista Enloquecido” en el que salía un doblaje de Hitler en la película de “El Hundimiento”, me fue imposible no hacer la comparación cuando leía la frase de “mis iluminados compañeros”.

Los tres delante de Hitler; Keitel, Jold, y Burgdorf mientras Hitler les grita “¡Era una orden!”

Ay pobriños "mis iluminados"... Bueno, pobriños no, es lo que tiene juntarse con dictadores enajenados con el poder. Que mienten, manipulan, engañan, y al final se hunden arrastrándote con ellos.

¿Recuerdan lo que les pasaba a esta gente que se quedaba con Adolf Hitler en el bunker? Unos se envenenaron, otros se pegaron un tiro, y así con todos los que estaban a su alrededor.

Pero volviendo al tema de “sus iluminados compañeros”, ¡Qué ironías de la vida! Gente que en ocasiones escupe tan alto que al final no es que le caiga la bacinilla encima, sino que se le cae un barril entero. Pero supongo que es lo bueno de saber que uno está limpio de polvo y paja, que cumple con la ley, y que ha hecho los deberes para tener las pruebas que acreditan que Hitler y camaradas hicieron cosas muy feas durante su dictadura. La pregunta es…

¿Estarán finalmente dispuestos Keitel, Jold, y Burgdorf a pegarse un tiro y a envenenarse con su Führer? ¿O por el contrario lo dejaran sólo en el bunker bajo los bombardeos del Ejército Rojo?

La verdad un servidor se encuentra en la sencilla situación de tan solo esperar para decidir si se le da al play a la película, o se pulsa el pause. Es tan sencilla la situación, que la única preocupación que tengo es que las palomitas estén en el correcto punto de sal cuando empiece la función, y después… Ay pobriños “mis iluminados”, cuanto voy a disfrutar con la película.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado