S. y E.

Hoy leía algo que me hizo recordar que si una cosa no ha sucedido, es porque todavía no le ha llegado el momento.

El mundo no se ha vuelto más pequeño, hemos sido nosotros mismos los que nos hemos ocupado de hacerlo un lugar tan conectado y tan reventado que vemos los viajes a rincones ocultos como la mayor de las gangas. Antes el mundo entero era nuestro rincón.

Soy de esos que creen que después de todo lo que te rodea aún hay algo más. Que hay más vida fuera de las cuatro paredes de tu municipio o provincia, que hay más cosas, que como dicen Mulder y Scully “la verdad está ahí fuera”.

Nuestros sueños y esperanzas son la luz que ilumina el futuro, y prefiero un futuro con una vela diminuta, del tamaño del dedo anular, a esa brillante oscuridad que lo envuelve todo llamada ignorancia sumisa.

Sufrir hoy en día es algo opcional pero el soñar, debería ser algo obligatorio.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado