Ovejas negras

Me gusta la gente que pelea por sus sueños cuando todo el mundo le dice que hace una locura. Me gusta la gente que tiene miedo y sigue adelante, que hace oídos sordos a quien le dice que está cometiendo un error, que tiene el suficiente pundonor como para anteponerse a quien sea necesario para ser feliz.

Me gusta esa clase de personas que están acumulando valor para dar ese paso. Que está a punto de darlo pero que le falta el tiempo suficiente para asimilar que no pasada por ser feliz y seguir a tu corazón. Que quien te quiere no necesita explicaciones, quien no te valora hará caso omiso de ellas, y a quien le des igual, le darán igual.

Así que atrévete a vivir, porque tener miedo, además de agotador, es de débiles. Y tú no lo eres. Sé la huella en la vida de la gente que tú alma te pide que seas, y no acalles esa voz que te dice una y otra vez, como hacía el gran Mufasa: “Recuerda quién eres”.

Porque es en las diferencias, irreverencias y rebeldías el lugar en el que reside la esencia de uno mismo. Por todas las ovejas negras que abrieron camino, para que lo sigan abriendo. Por la personalidad.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Ratón y mantequilla