Wu Wei


Aquello que no cambia, es algo que no existe. Si no, que se lo pregunten a todos aquellos seres que durante millones de años de evolución no fueron capaces de adaptarse a su entorno; a aceptar que los cambios ocurren, siempre ocurren, y que fluir con ellos es la forma de crecer.

Porque destruir también es crear. En cada hecho que no sale de la forma esperada siempre se encuentra oculta la oportunidad de ser mejor, de igual forma que en el ajedrez mueves las piezas para librar un jaque descubierto. 

No se trata de un: “Estos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros".

Se trata de enfrentarte a los problemas y a las situaciones partiendo de la base de que no siempre todo sale como uno quiere, y que enfadarse, alterarse o frustrarse, es una pérdida innecesaria de energía que no te conducirá a ningún lado.

Así que como dijo Bruce Lee: Be water, my friend.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all