Vita flumen

A veces es necesario hacer un alto en el camino para coger aire. A veces es necesario para en seco, mirar al cielo y pedir que te manden un milagro, porque solo con la fuerza de voluntad no basta. A veces necesitas dejar que la lluvia caiga con fuerza, con tanta que sientas que el tejado de casa se te va a caer encima, y que el agua limpie las heridas.

A veces lo que necesitas solo es respirar. Coger aire, aguantarlo en los pulmones y dejar que todo desaparezca un segundo; que todo se pare y se quede quieto. Entonces mirarás a tu alrededor y podrás ver que nada de lo que te asusta es real, ni existe, ni tan siquiera ocurrirá.

A veces solo tienes que dejarte llevar y fluir, fluir con lo que quiere el universo que fluyas confiando en que si no has hecho mal, todo irá bien.

Y es que a veces solo hace falta una cerveza, una canción que para ti sea un himno tocada en directo, y la conciencia de haber hecho y hacer todo cuanto esté en tu mano, para darte cuenta de que estás siguiendo el camino correcto.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all