Canallismo

Sí, hay días en los que notas en tu espalda las cadenas y la esclavitud del mundo, en los que soportas sobre los hombros las cargas tuyas y hasta la de tus primos segundos por parte de la tía abuela, y ¿sabes? No tienes que hacerlo.

No tienes que ser el salvapatrias de nadie, ni tienes que sentirte mal por decir no. No tienes que ser invencible ni si quiera aparentar serlo, solo tienes que tener el carácter necesario para saber el amor propio siempre ha sido un plus.

Aún te queda un largo camino por recorrer, escucha, sí pero no hagas caso de quien te diga como debes de hacerlo. Sé sincero contigo mismo, se fiel a tu instinto, a tu forma de ser y a ese carácter que roza el canallismo consumado de quien no tiene que deberle nada a nadie.

Abre esa caja que tienes oculta desde hace tiempo, quítale el polvo, y que los rayos y los truenos barran el mundo habido y por haber. Sé ese ángel poseído por los demonios de quien no acepta la rendición por respuesta, ni conformarse con lo que necesita, si no que lucha por lo que se merece.



Entradas populares de este blog

No enemies

Ratón y mantequilla

Las pilas de Nesperino