Tirar de alma

Y te resonarán los latidos en los oídos, el sudor te nublará la vista y el tacto estará dormido tras la dureza de las manos.

Tus oídos estarán embotados y tu gusto a la merced del sabor a óxido que deja la sangre en la boca. Y tu alma… Lo único que jamás se podrá cansar será tu alma, y no dejes que nadie la canse por ti.

Aférrate a ella como si fuera el último clavo ardiendo que hay sobre la faz de la tierra, aprieta los dientes hasta que chirríen y cierra los ojos hasta que no veas más que las estrellas del esfuerzo, y entonces tira. 

Tira con todo tu ser y empuja con toda tu carne, aprieta hasta que rompa y no te preocupes que tú alma hará que todo funcione, que todo encaje y que todo avance. Solo tienes que tener la voluntad de querer hacerlo. 

Porque jamás pierdas la esperanza en ti mismo.

 


Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino