Lionheart


Como el cosquilleo en la nuca cada vez que pronuncias la palabra “Lemuria” y recuerdas el Sol Dorado.

 Exactamente igual a esa sonrisa de quien se ha ido cuando te veía entrando por la puerta de la cocina, o los ojos cargados de orgullo de quien una vez, antes de partir, sostuvo el primero de muchos libros.

Es como lo que sintió Squall cuando se reconoció a sí mismo lo que sentía por Rinoa, o cuando Efrén besó por primera vez a Lady Anna, o la muerte de N. Du Heller. Como el recibir la última luz verde de la carrera y conseguir un objetivo por el que tus amigos y tú habéis luchado durante años en 24 horas. 

Como la brisa de la Mar pegándote en la cara y el recuerdo permanente de quien te enseñó a caminar sobre el agua, o el olor a la sopa recién hecha y que reconoces nada más poner un pie en casa. Cuando se te van las cañas de las manos y los cubatas de los dedos, y ya ni hablemos de los dados jugados al chupito del azar.

Cuando has vivido todo aquello por lo que una vez soñaste, y tomas la decisión de seguir viviéndolo, soñándolo y contándolo. De no dejar de volar. De mirar  atrás y de soltar un simple “lo logré”. Cuando por fin entiendes lo que significa tener un corazón de león.

Por otros 20 años inspirándome para seguir adelante.



Entradas populares de este blog

La catarsis de la mariposa

Sangre y salitre

Lo que es