Y punto

Por todas las veces que te dijiste a ti mismo que cuando jugamos a esto, no había nada que perder. Por todas y cada una de las lágrimas que se vertieron en silencio sin saber si era el camino correcto o no, solo siguiendo hacia adelante porque había algo que te decía que era lo adecuado.

Por las carcajadas generales que después terminaron por convertirse en respeto, y porque los caminos difíciles siempre fueron los que mejor marcaban la forma de ser, los que te hacen levantar con más fuerza que la que llevabas en la caída.

Porque el destino no se escribe, se vive con cada acto que realizamos. Se construye a base de decisiones que se amalgaman con sueños y sudor, y se apuntalan con la integridad del carácter, por difícil que sea la situación.

Porque eso no puede copiarse, y porque nuestra forma de actuar es innata a la concatenación de sucesos que durante décadas te han formado, y eso no puede sustituirse por plastilina deformable. Y punto.





Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all