Recomposición

Te dirán que no te pega o que no va contigo. Que no es tu estilo y que no es lo que te conviene. Te dirán que no es lo que debes hacer, te dirán que no es lo correcto ni lo indicado, que choca de lleno con lo que tú tienes que concebir, sentir o expresar.

Te dirán que aquello que quieres no es lo conveniente. Que aquello que nace en el interior del pecho y que expresas con cada frase, gesto o acto, no es procedente.

Te intentarán encorsetar dentro de lo común y apropiado, del gremio de las alas encogidas en la espalda que prohíba volar más arriba de las nubes, soñar más allá de las estrellas.

Pero es que hay espíritus que han nacido para dar todo lo que tengan por la causa en la que crean, porque aunque se acaben rompiendo, se van a volver a recomponer. Porque eso es sentirse vivo: echarle huevos aunque no tengas gallinas.


Entradas populares de este blog

No enemies

Ratón y mantequilla

Las pilas de Nesperino