Morriña with you


Porque apareciste para entender mis locuras y mi deseo de agua salada, mis quebraderos de cabeza y mis tormentos, con la única moneda de cambio que el de un abrazo por las noches, y un beso de buenos días.

Porque me he dado cuenta de que es más fácil contar las estrellas del firmamento que los días que faltan para terminar con este encierro, porque hay más ganas de estar contigo que gotas de agua se puedan contar en el fondo del mar o en las nubes de una tormenta.

Porque eres como esa película de la que conoces el final pero que cada vez que ves, te hace temblar de los nervios. Como el imaginar lo que sería un paseo de invierno por las calles mojadas por la lluvia de La Coruña.

Como el echar de menos como nunca en tu vida lo has hecho.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all