A letra de alma


Una de las grandes putadas que puede tener esto de escribir, es el quedarte en blanco a la hora de escribir algo importante. De esos momentos en los que quieres escribir algo verdaderamente importante pero no logras encontrar las palabras adecuadas ni la forma de transmitirlas.

No salen, y no es porque estés en blanco, ni por los nervios, ni por nada que se le parezca. Es curioso que así sea como me encuentre después de prácticamente toda una vida escribiendo, pero supongo que son las cosas que uno nunca se espera y que acaban surgiendo. 

Aquí ya no sirve la improvisación, ni hablar con lo primero que se te pase por la cabeza, o tan siquiera por el corazón. Es uno de esos momentos en los que ya no sabes con lo que escribir, y es cuando te das cuenta de que los dictados de tus actos ya no tienen que ser relatados por los dedos de tus manos, si no con las palabras que te murmure alma.

Por una vez, aquello que escribas, que sean versos de alma, sentimiento y de puro amor.



Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino