Canciones e hilos


Ha sido como el Piertotum Locomotor que suelta Minerva McGonagall cuando Howarts es asediada.  Como ese momento en el que Benjamin Martin grita quietos en El Patriota mientras esperan el momento indicado para lanzar la carga de la milicia. Como ese momento en el que La Perla Negra abarloa al Endeavour por estribor, y el Holandés Errante lo acribilla por babor.

He conseguido engañarme a mí mismo durante meses. He creído durante tanto tiempo que los cabos cortados habían surtido efecto que no me senté a hablar conmigo mismo para saber si realmente era así. Y ahí estaba, pendiendo el maldito hilo rojo sabe Dios a qué. 

Hay cosas que realmente nunca se olvidan. Desde los opening de los videojuegos más importantes de la infancia hasta la más dura de las despedidas, pero algo que nunca se puede olvidar, es el despedirse sin haberse dicho “adiós”.

Y después de tanto tiempo, volvió a sonar esa maldita canción que destapó la caja de Pandora.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado