Triple o nada

Rumbo a lo desconocido no significa que carezcas de un plan de ruta, que no tengas una brújula que te marque el norte, o que las cartas náuticas estén erradas. Lo desconocido es aquello que está al otro lado de los márgenes, de las posibilidades, y de los sueños.

Los sueños siempre deben estar por encima de las acciones y guerras mundanas, de lo que se conoce como el instinto básico. Jamás debes perderlos de vista por muy intensa que sea la vida, y si los cantos de sirena te susurran al oído la posibilidad de un futuro de ensueño, recordar las raíces que se hunden en la tierra.

Nunca piensas en que esto te pueda pasar a ti, tres proyectos tan enormes y la posibilidad de hacerlos, de llevarlos a cabo si se mantiene la cabeza fría y el objetivo fijado.

Horas de café y de dormir poco, pero al fin y al cabo, esto siempre ha sido lo que me ha mantenido con vida. En mar y en tierra: Imos aló! 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado