Sigue brillando

 No hay mejores victorias que las victorias compartidas, ni aquellas que dejan mejor sabor de boca que el sabor de algo bien hecho.

Hay muchas horas, mucha dedicación, y sobre todo muchas velas a San Antonio como santo supremo de la orden de caballeros de las Causas Perdidas. Porque por mucho que los kilómetros separen a compañeros de fatigas, los retos, aún en la distancia, se pueden librar sin la necesidad de verse todos los días. Solo hay que compartir de corazón una causa común. 

Hoy es uno de esos días que molan. En los que el trabajo realizado por un líder como la copa de un pino culmina horas de debate, lecturas, y esfuerzo. Hoy es el día en el que la lealtad a una causa tiene como premio el reconocimiento del trabajo bien hecho.

El maestro joyero sigue tallando joyas increíbles, de estas que brillan como un diamante bajo el sol. Hoy todos los que confiamos en él somos un poquito más felices y por ello, gracias.

La verdad sea dicha, todos aquellos que respetamos la cultura y la tradición de nuestro pueblo, estamos agradecidos de corazón.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado