Salto reverso

Cuando todo se ponga negro no dejes que la oscuridad te arrastre hasta el fondo, no permitas que el pegamento negro se adhiera a las suelas de los zapatos ni que el cielo gris te oscurezca tu día. 

Levántate, lento o despacio, esa es tu elección, pero las rodillas en el suelo no se ponen ni para coger impulso, ni para descansar.

Salta, haz pie en el vacío para salir del abismo, retrocede en el espacio jugando con el tiempo hacia adelante en su línea, no tienen que mentir las ecuaciones del tiempo para lograr lo que te propones, para nada.  

Salir de las zonas de confort siempre es un reto porque implica crecer, cambiar, evolucionar, sentir. Implica aceptar el desconocimiento y el desconcierto como forma de vida. Implica la cualidad de confiar en el camino que se marca uno mismo.

Ahora, solo queda escalar en el aire.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas