Calor en el estómago

Sigue ese vapor templado que sale de la boca y que nace de tu vientre, que te guía en la oscuridad de la noche y  bajo el sol del día. Ese calor con forma de borrasca que azota todo el interior de tu cuerpo.

Cuando no sepas hacia donde caminar sigue ese calor. Camina detrás del vapor que surge de los sueños y esperanzas cocinadas a fuego lento en tu interior, en el fondo del pecho y al ladito del corazón, que corre por tus venas dándote calor.

Recuerda perder el control de tu vida dentro de los límites marcados por la ley, de que la física es una artimaña para ponerte fronteras, y que las fronteras te las pones siempre tú mismo. 

Nunca olvides el calor que nace del estómago en ese momento en el que haces algo que te llena, que te da la vida, y que te motiva a levantarte cada mañana. Nunca olvides las ganas de ponerte las botas y salir a jugar.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas