Level +

Nadie dijo que fuera a ser un camino de rosas, ni que las baldosas amarillas te llevaran realmente hasta el mundo mágico de Oz. Esto tampoco es una montaña rusa digna de los mejores parques de atracciones, ni tampoco uno de esos barcos de madera con los que se iban a cazar ballenas antaño.

La vida viene como te llega y la última decisión la tienes tú. Siempre has dicho que lo difícil es lo más divertido, pero en esta ocasión el nivel de dificultad supera a la fase secreta del Mario Bros que nadie ha conseguido, en su sano juicio, desbloquear.

Supongo que es la gracia de enfrentarte a la vida según te vayan viniendo las cosas, de vivir más pendiente de lo tuyo que de los demás. Me acosa esa fuerza invisible que te succiona en el vacío y que te obliga a coger aire en el borde del acantilado… ¿Salto o no salto?

No sé ni para qué me hago esta pregunta si ya estoy cayendo y siguiendo los dictados de mi corazón. Pues nada, de perdidos al río, y que sea lo que Dios quiera. He de reconocer, que es una forma curiosa de acabar el año.

Va por el héroe de mi infancia, el que me enseñó que cuando algo te cae del cielo, es por algún motivo. En tus manos está el llevar a cabo la misión que el Universo te ha encomendado ¡Va por ti, Yoshi!



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado