Salto



Llegará un momento a lo largo de nuestras vidas en que el principio y el final serán el mismo punto, ese extraño momento que todos creímos que nunca llegaría pero que apareció cuando menos nos lo esperamos para demostrarnos que del destino no se salva ni Dios, y que tarde o temprano hay que tomar una decisión.

Veremos el reflejo de la Luna más grande que jamás hayamos contemplado en los ojos de la persona con la que siempre quisimos compartir nuestro camino, o al menos, con la que nuestro corazón se siente más completo e identificado.

Llegará esa noche en que los posibles imposibles sean certeros, en la que aprenderemos a encontrar dentro de las adversidades las oportunidades que nos brinda la vida y, junto con las rodillas en el suelo, el impulso necesario para saltar de nuevo al ring.

Durante mucho tiempo me dijeron que lo mejor que te puedes llevar de esta vida es la tranquilidad de saber que no le debes nada a nadie.

Hay quien lo da todo a cambio de un cargo, de una posición, o de un punto más de poder… Y en esta vida, no hay mayor placer que el poder defender a viva voz, y sin ese miedo que te amordaza la garganta, lo que de verdad piensas. De nada sirve vender una imagen que amordaza a la conciencia y silencia al verdadero pensamiento; de nada sirve venderle a la gente algo en lo que ni tú mismo crees; de nada sirve fallarte a ti mismo.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado