Luces Rojas

Lo primero que debes hacer es coger un folio, un papel, y estar dispuesto a cruzar la línea que vas a cruzar, porque después de esto, nada será igual.

Primero: Escribirás todas aquellas cosas de tu pasado a las que no quieres renunciar. Todas aquellas personas a las que debes sacar de tu vida por que el tiempo ya pasó, a tus ligues, a tus ex, a toda esa gente a la que a veces tienes la tentación de recurrir cuando te encuentras solo en el mundo.

Segundo: Leerás a Nietzsche, concretamente “La Gaya ciencia” donde aparece su frase de “Dios ha muerto”. Estás exactamente en este punto, en ese instante en el que por voluntad propia has decidido eliminar cualquier resquicio de creencia en que las segundas oportunidades existen, los milagros imposibles se realizan, y las apariciones marianas solo suceden en una pantalla LCD de 42”. 

Tercero: Asumirás que tienes prioridades, y que en algunos casos, éstas se van a convertir en la mayor esclavitud temporal a la que te hayas podido apuntar. Tendrás fe ciega en ti, porque aquel que tiene un por qué en su vida, ya tiene todas las armas para poder enfrentarse a todos los cómo que se le presenten.


Cuarto: Vivirás de tal forma que por las noches puedas conciliar el sueño sin renunciar a ninguno de tus sueños.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado